Inteligencia emocional: Un arma para el éxito

los-cinco-elementos-de-la-inteligencia-emocional1

La inteligencia emocional es un concepto de reciente acuñación y se refiere a la capacidad que tiene una persona de reconocer los propios sentimientos y los de los demás; habilidad tiene bastante importancia en los entornos laborales, especialmente cuando incide directamente en una mayor productividad.

Desarrollar ciertas cualidades relacionadas con la inteligencia emocional pueden ser de vital importancia a la hora de llevar adelante un emprendimiento, ya que te permitirá tener un mejor control de las personas que están a tu cargo, así como te ayudará a dar una buena imagen de tus proyectos.

La confianza y la capacidad de delegar son importantes para tu emprendimiento. Es necesario generaren uno mismo la sensación de poder controlar el negocio y su desarrollo, además de saber cómo transmitir los éxitos obtenidos ante tu equipo de trabajo y tus clientes. Por otra parte, delegar actividades en tus subalternos permitirá que ellos también sientan confianza a la vez de compromiso para con la empresa, lo que se traduce en un mejor trabajo.

Por otra parte, para mantenerse competitivo en el mercado es necesario innovar constantemente, y para ello es menester cultivar la curiosidad: es fundamental fomentarla tanto en ti mismo como en tu equipo de trabajo, por ello es recomendable crear un ambiente en el que se fomente el aprendizaje constante y las ideas innovadoras, que pueden ser de mucha ayuda para el desarrollo de tu emprendimiento.

Igualmente resulta de vital importancia para afianzar tu relación con los clientes e inversionistas desarrollar la empatía, conocer sus necesidades e intuir lo que piensan te colocarán siempre un paso más allá de sus necesidades, lo cual es una gran ventaja a la hora de satisfacerlas.

Para ello es de vital importancia la comunicación. Transmitir ideas claras y saber escuchar los planteamientos de tus clientes y empleados te ayudará a tomar decisiones adecuadas a cada necesidad, además de generar confianza y seguridad en tus clientes, pues sentirán que hay del otro lado alguien dispuesto a atenderle y a solucionar sus problemas.

Evita el desorden y la confusión, tanto en ti mismo como en tu entorno. No sólo da una mala imagen ante el cliente el desorden en una compañía, sino que también afecta negativamente los tiempos de ejecución y decisión. Por último, ten control de ti mismo y evita la ira y los enojos, ya que no servirán de nada y puedes terminar espantando una importante cuenta o a un aliado en tu trabajo.

Si te pareció buena esta información puedes compartirla en Facebook y Twitter.

Deseo invitarte a participar en las Conferencias On Line Gratuitas que semana a semana tengo para ti, solo debes registrarte con tu email aquí  

Deja tu Comentario

*Campos requeridos Please validate the required fields

*

*

});